1-Levántate todos los días a la misma hora, incluido el fin de semana.

Esto establece tu reloj biológico. De lo contrario, estarás totalmente despierto cuando debieras estar durmiendo, o al revés. El truco está en ir a la cama a la misma hora todos los días, para dormir lo suficiente y tener más energía.

2-Hábitos alimenticios

Comer de manera saludable es muy importante para tener la energía necesaria con la que afrontar el día a día.  Un plato bien proporcionado debe contener un conjunto de proteínas, granos y vegetales. Recuerda que el pollo y el huevo te provee proteínas, minerales y vitaminas necesarias para tu cuerpo.

3-Bebe mucha agua.

 La deshidratación es una de las causas de la fatiga. Bebe de uno a dos litros de agua al día, sobre todo en la primera mitad del día. Tu energía mejorará.

4-Toma proteína en lugar de grasas o carbohidratos.

Los alimentos con proteínas y bajos en grasas ayudan a sentirte más lleno durante más tiempo.  También evitan los picos de azúcar en la sangre, que te da más energía constante. Los alimentos ricos en proteínas magras incluyen huevos o pechugas de pollo.

5- Ejercicio físico

¡Practica deporte! Puedes pensar que hacer ejercicio reduce tu energía, pero lo cierto es que libera endorfinas, las hormonas que te recargan Puedes unirte a los entrenos del Team AVES todos los martes y jueves en dos horarios: 5:30 a.m. y 6:30 p.m.