Puede incluirse desde los seis meses de edad, a los niños les encanta, por su suave sabor y versatilidad
Es una excelente fuente de proteínas, que favorecen el crecimiento  y desarrollo de músculos, huesos y órganos
Contiene Zinc, mineral indispensable para el crecimiento y la salud de la piel. Además Fósforo que fortalece huesos y dientes.
Es genial para prevenir que nuestro bebé tenga anemia ya que el hígado de pollo además de su alto contenido de hierro, también tiene las vitaminas K, B9 Y B12 esta última es necesaria para prevenir un tipo de anemia y formación de glóbulos rojos